Prosti las prostitutas y el machismo

prosti las prostitutas y el machismo

Para muchos hombres, la mujer sigue siendo un objeto y en cuanto se descuidan se les dispara el machismo. Aunque datos, hay muchos. A lo que se añade un elemento fundamental: Ya que la víctima era emigrante y el agresor, militar.

Hace no tantos años era impensable que un tribunal de justicia reconociera como delito la violación de una prostituta durante el ejercicio de su trabajo. Quien paga, manda, parecía ser la consigna no escrita. Pero, un día, ya lejano, una mujer que ejercía en Euskadi se llenó de valor y denunció al cliente y, sentó precedente. Hace dos años, la Audiencia Provincial de Madrid condenó a 10 años y 6 meses de prisión a un policía nacional que detuvo ilegalmente y violó a una prostituta.

El canalla adujo en su defensa que había trabajado en el País Vasco en la lucha contra ETA así que era imposible que él, un defensor de los derechos de las personas, atacara a alguien.

Los jueces no le dieron crédito y desoyeron a la defensa que argumentó que la mujer era una ladrona y que no tenía signos de haber sido violada. Peor suerte tuvo Rita Margarete, una mujer brasileña que acusó a un agente de la Policía Nacional de violación y a otros dos de complicidad, durante su detención en la comisaría de Indautxu, en Bilbao. Fue un caso que ocupó muchos titulares durante meses y meses. Los agentes la acusaban de prostitución, ella siempre lo negó. Como si de haber sido cierto les eximiera del delito.

Esto perjudica no sólo a prostitutas, sino a cualquier chica agredida que no tengan relación afectiva con su agresor. O sea, resulta difícil denunciar por una serie de amenazas de violación u otro tipo de insultos o agresiones machistas en la calle: La mayoría de prostitutas asesinadas, por este motivo, no figuran en las estadísticas de violencia de género. En las comisarías y ante la Justicia, las prostitutas se enfrentan al miedo a denunciar porque no quieren que se sepa su trabajo o por posibles represalias del agresor.

El peso del estigma y la persecución. En la relación con la policía, hay grandes diferencias en función del tipo de agente con quien te toque lidiar. En una comisaría, denunciando un hurto a una prostituta, un agente preguntó: No acabó la frase, pero obviamente se refería a la profesión. Clarisa Velocci, de la fundación Genera, cree que tiene que ver con el aumento de la presión policial. Día en Contra la Violencia hacia las Trabajadoras del Sexo. Seguimos luchando ante la violencia por medios,instituciones y abolicionistas pic.

prosti las prostitutas y el machismo

Prosti las prostitutas y el machismo -

La trata, claro, es un horror, y, como es natural, las prostitutas son las primeras interesadas en erradicarla. La mayoría de prostitutas asesinadas, por este motivo, no figuran en las estadísticas de violencia de prostitutas en rumania putas paris. La gran mayoría de personas que caen en la prostitución, también hombres y hasta niños y niñas, lo hacen empujadas por la necesidad, porque han sido abusadas y conducidas desde la infancia o directamente obligadas por organizaciones de trata. La mayoría tiene empleos que no les gustan, muchos en jornadas abrumadoras, con un trato laboral humillante y por un sueldo de miseria. Aunque datos, hay muchos. Hace unas semanas la Fiscalía provincial de Barcelona divulgó la acusación contra un joven de 20 años que, enamenazó con una navaja a una prostituta y la obligó a tener sexo. Las enfermeras y enfermeros, que han estudiado en la universidad para ejercer la profesión, sí quieren estar ahí, sí escogen y aman su trabajo; las gerocultoras y los gerocultores también quieren estar ahí, aseando, cuidando, tratando a las personas dependientes y ancianas, realizando un trabajo tan duro como importante, para el que se requiere preparación, vocación, y muchas habilidades personales.

Esto no hace otra cosa que reflejar la época en la que vivimos en los que las mujeres nos hemos puesto en primera línea de lucha y la discusión sobre todo lo que nos afecta como tales también. Un ejemplo muy clarificador es el caso de Alemania.

En el año se legalizó la prostitución y, años después, vemos como esta medida ha traído consigo la banalización y naturalización de la violencia hacia la mujer. Respecto a las condiciones de las prostitutas, no sólo no han mejorado sino que ha sucedido todo lo contrario. La trata de mujeres no es un trabajo como otro cualquiera, es la esclavitud moderna de las mujeres pobres. Pero estos asesinatos no aparecen en las cifras oficiales.

La pornografía deshumaniza completamente la sexualidad y se ampara en una fantasía para mostrar una realidad. Mujeres de todo tipo pero en muchos casos jóvenes y niñas. Ese porno feroz y esa misoginia educan a los niños y a las niñas desde pequeños y modela el imaginario sexual para el futuro, sobre la base del culto al placer del hombre y el sometimiento y humillación de la mujer. Descarga nuestro periódico aquí.

Accede a las manifestaciones. Udaletxeko Plazan-Plaza del Ayuntamiento. Desprotegidas por la Ley de Violencia de Género. El artículo 1 de la ley integral española contra la violencia de género dice: Esto perjudica no sólo a prostitutas, sino a cualquier chica agredida que no tengan relación afectiva con su agresor.

O sea, resulta difícil denunciar por una serie de amenazas de violación u otro tipo de insultos o agresiones machistas en la calle: La mayoría de prostitutas asesinadas, por este motivo, no figuran en las estadísticas de violencia de género. En las comisarías y ante la Justicia, las prostitutas se enfrentan al miedo a denunciar porque no quieren que se sepa su trabajo o por posibles represalias del agresor.

El peso del estigma y la persecución. En la relación con la policía, hay grandes diferencias en función del tipo de agente con quien te toque lidiar. En una comisaría, denunciando un hurto a una prostituta, un agente preguntó: No acabó la frase, pero obviamente se refería a la profesión. Clarisa Velocci, de la fundación Genera, cree que tiene que ver con el aumento de la presión policial.

Categories: Vestidos de prosti

0 Replies to “Prosti las prostitutas y el machismo”